San Cristóbal de Las Casas, pueblo mágico donde se vive el Cervantino Barroco

San Cristóbal de Las Casas, pueblo mágico donde se vive el Cervantino Barroco

La diversidad de las expresiones artísticas que aquí confluyen hace que el público
local, nacional e internacional se deleite con un espectáculo del más alto nivel


San Cristóbal de Las Casas.- Las calles, plazuelas, barrios y distintos escenarios de la
emblemática San Cristóbal de Las Casas se han inundado de conciertos, teatro, artes
plásticas, danza contemporánea y muchas otras actividades que el Festival Internacional
Cervantino Barroco en su edición número XVII ha presentado en esta colonial ciudad.


Esta gran fiesta cultural continúa consolidándose como una de las muestras artísticas y
culturales más ricas que se desarrollan en el estado, pues la diversidad de las expresiones artísticas que aquí confluyen hace que el público local, nacional e internacional se deleitecon un espectáculo del más alto nivel.


Las actividades de este jueves iniciaron en la Plazuela de San Felipe, donde el Carro de
Comedias de la Universidad Nacional Autónoma de México deleitó al público asistente con la comedia “El cornudo imaginario”, de Moliére; mientras que en el Centro Cultural del
Carmen se llevó a cabo el conversatorio Reflexiones entre el Jazz y el Clásico, a cargo del maestro Luis Navarro, quien compartió con los asistentes la forma en la que está
estructurada su obra de cuatro movimientos contrastantes, Suite mexicana para doble
cuarteto.


Por la tarde, el Teatro Daniel Zebadúa lució a su máxima capacidad al presentarse dos
obras de gran nivel histriónico: Yo, Ulrike, Grito, de la compañía Cachanilla Teatro y
“Hambre”, de Mantícora Teatro, agrupación que surge como tal a mediados de 2017, bajo
el cobijo de una taza de café, con la reunión de apasionados del teatro ideando como
llevar a buen puerto lo que sería su primer proyecto. Cabe mencionar que esta última
obra fue seleccionada en 2018 como representante del estado en el encuentro de teatro
Entre Cuatro, evento que reunió a artistas escénicos a nivel nacional.


La parte melódica impresionó con el concierto de música barroca, piano y marimba a
cargo de Héctor Alejandro Díaz, que interpretó un repertorio variado de música clásica. El
cierre estuvo a cargo de la Suite Mexicana para Doble Cuarteto encabezada por el
contrabajista Luis Navarro, obra musical estructurada en cuatro movimientos
contrastantes que narran en sonoridades el desarrollo de la música popular mexicana a lo
largo de la historia, misma que fue estrenada en el Teatro Francisco I. Madero en junio
pasado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario en nuestra web, y para cumplir con nuestro Aviso de Privacidad. OK | Más información